El Instituto de Biotecnología Agrícola – INBIO - es una asociación civil sin fines de lucro que tiene el propósito de impulsar el desarrollo de la investigación de biotecnología en la República de Paraguay.

Slider Slider Slider Slider

Seguridad de los alimentos derivados de los cultivos transgénicos

Los cultivos genéticamente modificados autorizados para su comercialización producen alimentos seguros para el consumo humano y animal. Se han estudiado cuidadosamente y cumplen con las normas de seguridad ambiental y alimentaria establecidas en Argentina por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGPyA) y sus comités científicos asesores, así como por las autoridades correspondientes en los países donde están aprobados.

En Argentina, y en el ámbito de la SAGPyA, la Comisión de Biotecnología del SENASA estudia la bioseguridad alimentaria de los cultivos o sus subproductos, la CONABIA analiza los posibles impactos ambientales del cultivo y la Dirección de Mercados evalúa los efectos de su comercialización.

Más información sobre cómo se aprueban los cultivos transgénicos en Argentina
Cultivos (eventos) aprobados en Argentina
Sobre el etiquetado de los alimentos derivados de OGM

Para evaluar la seguridad de un alimento derivado de un organismo genéticamente modificado debe primero comparárselo con el alimento más parecido que se encuentre disponible (generalmente, el alimento que deriva de su par no transgénico). Este método de evaluación establece el punto de partida de la misma y determina lo que se conoce como “equivalencia sustancial”. Se trata de una comparación pormenorizada entre ambos productos que va desde la morfología de la planta hasta la composición nutricional del producto alimenticio. Cuando los cambios en la composición del alimento son intencionados (por ej. modificación de ácidos grasos en aceites) debe estudiarse el balance nutricional exhaustivamente, sobre todo cuando se pretende que el nuevo producto reemplace al anterior.La evaluación debe asegurar también que la modificación genética no haya provocado cambios que puedan afectar la inocuidad o el valor nutricional del alimento. Por ejemplo, si organismo hospedador posee un determinado nivel de toxinas, como es el caso de la solanina en papa, este nivel no puede aumentar en el transgénico.

La ingeniería genética puede introducir genes cuyos productos son nuevos en la cadena alimentaria. Tal es el caso de los productos de la primera ola, destinados al mejoramiento de características agronómicas, como tolerancia a herbicidas o resistencia a insectos. En tal caso, se aplican una serie de ensayos consensuados internacionalmente, que permiten decidir si un compuesto es un alérgeno potencial o no. Este análisis se basa en ciertas características que las proteínas alergénicas tienen en común:

  • Son relativamente grandes (10-40 kDa)
  • Son resistentes a la degradación con ácido gástrico y a la digestión con enzimas digestivas
  • Son semejantes en su estructura a otros alérgenos conocidos
  • Están presentes en altas concentraciones en los alimentos (son componentes mayoritarios de los mismos)
  • Son estables frente a los métodos comunes de procesamiento y cocción.

No existen peligros de toxicidad o alergenicidad especialmente relacionados con la presencia de material genético en los alimentos derivados de transgénicos. Los componentes de este material son el ADN y el ARN, exactamente iguales a los presentes en nuestras células y en los alimentos convencionales. Por otro lado, el material genético ingerido es degradado en su pasaje por el sistema digestivo y no hay ninguna evidencia de que algún fragmento de ADN proveniente del tracto digestivo pueda integrarse a nuestros cromosomas.Hay cierta preocupación sobre la posibilidad de que el uso de marcadores de selección en las plantas modificadas genéticamente pudiera aumentar la resistencia a antibióticos en las poblaciones de microorganismos patógenos de humanos. Esa posibilidad es remota, comparada con el aumento de resistencia provocada por el uso de los antibióticos en la medicina. Sin embargo, se trata de desarrollar cultivos transgénicos con otros tipos de marcadores no relacionados con antibióticos.

Más sobre seguridad alimentaria de los cultivos transgénicos en:

Alimentos y tecnología de modificación genética. Salud y seguridad del consumidor. Claire Robinson (2001). ILSI Europe Concise Monograph Series.
Soja y nutrición (2004). ILSI Argentina
20 preguntas y respuestas de la OMS sobre la bioseguridad de los organismos modificados.
Riesgos y preocupaciones de los cultivos transgénicos. Universidad de Colorado.
Evaluación de la alergenicidad de los alimentos genéticamente modificados. Informe de expertos de la consulta de FAO/OMS, enero de 2001 (en inglés).
Evaluación de la seguridad de los OGM – Caso de Estudio MON810

Volver