El Instituto de Biotecnología Agrícola – INBIO - es una asociación civil sin fines de lucro que tiene el propósito de impulsar el desarrollo de la investigación de biotecnología en la República de Paraguay.

Slider Slider Slider Slider

LAS PLANTAS LIMPIADORAS: LA FITORREMEDIACIÓN

Hay plantas que tienen la interesante capacidad de limpiar los ambientes contaminados. Pueden acumular o transformar sustancias tóxicas que aparecen en el suelo o el agua, ya sea por accidente (por ej, derrame de petróleo), por la actividad del hombre (por ej, deshechos industriales) o por cuestiones geológicas (por ej, altos niveles de arsénico en las aguas subterráneas). Las plantas también ayudan a impedir que el viento, la lluvia y las aguas subterráneas extiendan la contaminación a otras zonas. Este uso de las plantas se conoce como “fitorremediación”, y aunque es bastante reciente, ofrece ventajas muy interesantes, como el bajo costo y la rapidez del proceso. Al tomar por las raíces el agua y los nutrientes, las plantas también extraen del suelo los contaminantes. Dependiendo de la sustancia, podrá almacenarse en las raíces, tallos y hojas, o transformarse en sustancias menos perjudiciales en el interior de la planta o en gases no tóxicos que se liberan al ambiente. La idea, en el caso de la acumulación, es destruir luego la planta y procesarla según el contaminante. Se conocen unas 400 especies que pueden acumular selectivamente alguna sustancia. La mayoría son muy conocidas, como el girasol (para el uranio) y el álamo (para el níquel, cadmio y zinc), dentro de una lista donde están también la alfalfa, la mostaza, el tomate, el zapallo y el sauce. El futuro es promisorio, ya que se espera que con la ingeniería genética se pueda mejorar la capacidad de estas plantas y transformar a otras en “limpiadoras a medida” para cada una de las situaciones.

Volver