El Instituto de Biotecnología Agrícola – INBIO - es una asociación civil sin fines de lucro que tiene el propósito de impulsar el desarrollo de la investigación de biotecnología en la República de Paraguay.

Slider Slider Slider Slider

DE TAL ÁRBOL, TAL PAPEL

A diferencia de los cultivos agrícolas, como el maíz y la soja, el mejoramiento de las especies forestales lleva muchísimo tiempo. Esto es porque el desarrollo completo, desde la germinación de la semilla hasta el árbol adulto, es un proceso que dura varios años. A pesar de esto, el mejoramiento genético de árboles forestales está avanzando, con buenos resultados. Lo que se busca mejorar en los árboles comerciales es el crecimiento, la forma del tronco y la calidad de la madera. En otras palabras, aumentar la productividad y mejorar la calidad de los productos. Estos desarrollos son una alternativa interesante que permitiría disminuir la presión que actualmente se ejerce sobre los bosques nativos. Así como se le introducen genes a las plantas para que toleren a herbicidas o resistan a plagas, hoy es posible modificar genéticamente a los árboles para que resistan a enfermedades e insectos, toleren a herbicidas y contengan una menor cantidad de lignina. La lignina es un polímero que forma parte de la pared de las células vegetales, y junto con la celulosa forman la madera. Una madera con menos lignina hace que la extracción de la celulosa para hacer papel sea un proceso más fácil y amigable con el ambiente, ya que normalmente se deben usar agentes químicos para eso. Además es más barato, si consideramos que a la industria de la pulpa y del papel le cuesta más de 6 mil millones de dólares separar la celulosa de la lignina. Hasta la fecha, se han logrado modificar genéticamente especies de álamo, pino y eucalipto. La única aprobación conocida de un árbol forestal genéticamente modificado procede de China, donde actualmente se han plantado más de un millón de álamos transgénicos resistentes a insectos.

Volver